Aumenta la demanda de energía eléctrica tras la COVID-19

La demanda de energía eléctrica correspondiente a mayo de 2020, el segundo mes completo bajo el estado de alarma decretado por la COVID-19, asciende a 18.366 GWh, según las últimas estimaciones de Red Eléctrica de España (REE).

La cifra todavía es un 13,1 % inferior a la de mayo del año pasado (un 13,6 % si se tienen en cuenta los efectos del calendario y las temperaturas) pero, en cualquier caso, ya supera a la de este mes de abril, cuando en pleno confinamiento la demanda cayó hasta los 17.003 GWh, lo que supuso un 17,8 % menos que en el mismo mes de 2019.

Este incremento se asocia a las medidas de desescalada que se han iniciado tras el confinamiento decretado para detener el avance de la pandemia. Una vez que la situación sanitaria va mejorando, la actividad económica también se recupera y aumenta la demanda de electricidad.

En conjunto, en los cinco primeros meses de 2020, su valor se estima en 101.010 GWh, un 7,8 % menos que en el 2019. En este caso, una vez corregida la influencia del calendario y las temperaturas, la demanda es un 7,7 % inferior a la registrada en el mismo periodo del año anterior.

Más de la mitad de energía renovable

En el mes de mayo y según datos estimados actualmente, la generación procedente de fuentes de energía renovable representó el 52,5 % de la producción. En concreto, la eólica aportó un 21,9 %, la hidráulica un 15,6 % y la solar un 12,6 %.

Este mayo ha sido el tercer mes en la última década en el que se ha alcanzado la mayor tasa de generación renovable, por detrás de la registrada en febrero de 2014 (55,7 %) y en marzo de 2018 (54,7 %).

Teniendo en cuenta fuentes de energía como la nuclear, el 70,8 % de la producción eléctrica de mayo se puede considerar que procedió de tecnologías que no emiten CO2 equivalente.

Esta misma semana, Red Eléctrica también ha publicado un informe sobre las emisiones de CO2 asociadas a la generación de electricidad en España, donde se explica la metodología empleada para realizar los cálculos y se informa que las toneladas de CO2 equivalente se han reducido en 30 millones en los últimos 5 años.

La caída histórica de abril

Según otro informe del Observatorio Sostenibilidad, el descenso de la demanda eléctrica de abril, “que constituye la mayor caída histórica mensual observada desde que existe información estadística y la más baja en los últimos 20 años”, ha inducido una disminución en las emisiones de gases de efecto invernadero del 42 % asociadas a la energía, siendo también las más reducidas desde 1990.

Los técnicos de esta asociación ciudadana consideran un hito el hecho de que en ese mes se alcanzara el techo de penetración máxima diaria de las renovables con el 70,9 %, y que durante más de 7 horas la aportación llegara a superar el 70 %, “confirmando la estabilidad y gestionabilidad de la red en esas condiciones”.

El informe también señala que los bajos precios alcanzados durante el confinamiento no repercutieron en la factura de los consumidores. Los precios en origen cayeron en abril un 56,6 % interanual, pero no se vieron reflejados en los recibos finales de los usuarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *