¿El autoconsumo fotovoltaico es para tí? Aquí te aclaramos todas las dudas

En este post vamos a intentar aclarar algunas dudas básicas para animarte a autoconsumir tu propia energía solar. Porque el sol es de todos y todas, y dar el paso hacia el autoconsumo es sencillo, fácil, barato y modulable. Además, al ser energía renovable y limpia contribuimos desde hogares, empresas, industrias, sector agro-ganadero o edificios públicos a un planeta más sostenible, limpio, inteligente y solidario. Y, si al hacerlo lo disfrutas como estas personas que ya han dado el paso, ya no te vas a poder resistir.

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

Es la posibilidad de generar, almacenar, consumir, compartir y vender tu propia energía eléctrica a partir de la instalación de pequeños generadores de energía, en este caso paneles solares, pero también existe la energía minieolica o biomasa. La instalación puede estar en tu propio tejado o en un punto próximo (máximo 500m). Esta instalación supone un ahorro energético importante: con una instalación optimizada conseguimos ahorros de factura de aproximadamente el 40% sin batería de almacenamiento y del 60%-80% con batería.

¿Qué necesito?

Necesitas un tejado o espacio (propio, compartido con tus vecinos o en un punto próximo). La instalación también puede hacerse en empresas, industrias o en el sector agroganadero, así como en edificios públicos (colegio, polideportivo, ayuntamiento, etc.).

¿Cómo se instala una placa solar? ¿Quién lo hace?

Aunque no tiene mayor misterio para un instalador eléctrico, actualmente cada vez hay más empresas especializadas en instalación de placas fotovoltaicas, por lo que no solo elaborarán un estudio en función de tus necesidades, sino que también realizarán los trámites para legalizarlas con tu ayuntamiento. Así que más fácil imposible, contacta con algún instalador en tu zona o de referencia.

¿Y permisos? ¿Qué papeleo hay detrás? ¿Cuánto se tarda?

La instalación en sí se realiza en 1-2 días. Sin embargo, los trámites administrativos para legalizarla pueden ser tediosos y llevar entre 15 días-10 meses según tu ayuntamiento. Esta es actualmente la mayor barrera al despliegue del autoconsumo. Te recomendamos que la empresa que te instale las placas incluya este servicio, ya que estarán habituados y sabrán cómo hacerlo.

No tengo tejado propio, es de la comunidad, ¿puedo hacer autoconsumo?

Sí, se llama Autoconsumo Colectivo. La ley regula su participación (⅓ de los propietarios son necesarios, según el artículo 17.1 de la Ley Horizontal) y el reparto de energía.

¿Cuánto me cuesta ponerme una instalación de autoconsumo fotovoltaico?

Más allá de que en tu municipio quizás haya bonificaciones o desgravaciones en el Impuesto de Bienes e Inmuebles (IBI), el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), el Impuesto de Actividades Económicas (IAE) o subvenciones autonómicas por mejora de eficiencia energética de tu vivienda, actualmente una instalación de autoconsumo de 2,6 kWp para una familia tipo de cuatro miembros, ronda los 3.500€+IVA (si es que no haces compras colectivas para abaratar la compra).

Sin embargo, ya se empiezan a ver en el mercado ofertas comerciales para financiar la instalación a muy bajo interés o incluso comercializadoras que lo hacen gratis a cambio de una permanencia en su tarifa libre. Y, ojo, que las grandes compañías del oligopolio y otras con negociado en combustibles fósiles también han entrado en el mercado con variopintas y atractivas ofertas.

¿Es rentable? ¿Cuánto tardo en amortizarla?

Sin entrar a considerar que el valor ambiental y social de estas instalaciones es incuantificable, la amortización ya ronda los 4-10 años según consumos (industrial/pymes, residencial).

¿Cómo saber cuál es mi instalación ideal?

Dependerá de dos cosas:

1) La energía solar disponible en tu vivienda. Si vives en España, la irradiación solar media es la más alta de Europa, por lo que con una correcta orientación y espacio suficiente será viable. Actualmente hay calculadoras solares en la web o páginas como esta de la Comisión Europea que ofrece información abierta de producción fotovoltaica, entre otros muchos datos.

2) Tus hábitos de consumo. Cómo y cuándo consumes tu energía eléctrica (tu contador “inteligente” te lo registra).

¿Cómo funciona?

Mediante una instalación fotovoltaica que genera energía durante el día puedes cubrir un porcentaje de tus necesidades energéticas, dejando de pagar por tanto a la compañía eléctrica esta electricidad que ya no necesitas.

La energía que generas y que no utilizas (los excedentes) se vierten a la red y, si lo solicitas a tu compañía, te podrán descontar mensualmente esa energía que has cedido en tu factura (compensación simplificada de excedentes), pagándote la energía que no usas al precio pactado según tu tarifa contratada, ya sea libre o regulada PVPC. Si quisieras almacenar esa energía que no utilizas durante el día te podrías instalar baterías, aunque a día de hoy todavía no son todo lo rentables que llegarán a ser en unos años.

¿Qué hace mi compañía con ese excedente que me compra?

Tu compañía gestionará esa energía vendiendo a otro cliente, creando así una red de productor-consumidor local. Es lo que se llama energía distribuida, que debería convertirse en unos pocos años en tendencia y habitual para construir un sistema más inteligente, limpio y eficiente.

¿Es legal? ¿Qué ley lo regula?

Sí, el famoso impuesto al sol ya se derogó en 2018 (RDL 15/2018) y actualmente la ley que lo regula es el Real Decreto 244/2019 de 5 de abril de 2019 que establece las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica. Hay algunos detalles técnicos que serán regulados en los próximos meses, pero no impide que ya podamos instalarnos y disfrutar del autoconsumo.

¿Es viable? ¿Es fiable? ¿Y cuánto duran las placas?

Sí, tanto técnica como económicamente. Actualmente la tecnología fotovoltaica es ya una tecnología madura. Los precios de los módulos han caído un 90% en los últimos 10 años y producir energía solar es ya más barato que comprarla de la red. La vida útil alcanza los 25-30 años y ya que la amortización es rápida (4-10 años según consumo) tendrás energía gratis durante muchos años.

¿Qué beneficios tiene?

Además de los inmediatos beneficios ambientales (energía limpia y sostenible, reducción de pérdidas por transporte, independencia energética nacional) y sociales (fomento de la energía distribuida, solidaria al abaratar el precio de la luz, herramienta contra la pobreza energética al poder compartir los excedentes, desarrollo de economía local, etc); desde el punto de vista energético, nos permite cambiar nuestra relación con la energía radicalmente, al dejar de ser simples pagadores pasivos de una factura eléctrica alta e injusta a un oligopolio que ha frenado durante décadas el cambio a un modelo energético renovable, perpetuando el uso de combustibles fósiles culpables del cambio climático. Con el autoconsumo pasamos a ser dueños de nuestra propia energía, a aprender a usarla y gestionarla. Y, desde el punto de vista económico, clave para muchos, nos permite además conseguir importantes ahorros ya que la energía autogenerada es gratis respecto a la de la red que nos llega.

autoconsumo-energia-solar-1-1
¿Y si no quiero instalarme autoconsumo fotovoltaico pero sí hacer algo en torno a la energía renovable?

En ese caso, mira esta web de alternativas de energía renovable ciudadana contra el cambio climático por toda España y busca la que mejor se adapte a ti: financiación ciudadana como la inversión, compras colectivas, co-propiedad; autoconsumo virtual compartido, como ayuntamientos que comparten sus excedentes; gestión de la demanda o compra venta directa de electricidad.

¿Qué falta para que el autoconsumo sea masivo? ¿Por qué no despega?

Tras la reciente reglamentación (2018 y 2019), el autoconsumo apenas acaba de despegar en España pero ya ha está captando un interés máximo por parte de industrias, pymes o sector agroganadero, con grandes consumos eléctricos que rentabilizan en muy pocos años la inversión. En los próximos años se espera a nivel mundial y nacional un desarrollo exponencial.

A nivel técnico todavía quedan algunas reglamentaciones por perfilar, actualmente en proceso de legislar, por las que las organizaciones ecologistas y otras estamos peleando (autoconsumo compartido-reparto dinámico; distancia máxima de 500m para compartir, baja tensión; balance neto). Hay además importantes barreras en las tramitaciones con los ayuntamientos que deben mejorar, así como los mecanismos de compensación de excedentes más ágiles.

Además en los próximos años veremos además importantes y necesarios desarrollos tecnológicos en las baterías de almacenamiento, en el desarrollo de la inteligencia artificial para integrar los diferentes dispositivos conectados para hacer una gestión energética eficiente integrada, y otros que aportarán un gran empujón a una tecnología renovable ya viable y rentable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *