Cómo es la vida del aguilucho pálido en Cantabria

Se trata de una de las rapaces más escasas y amenazadas de la región y su marcaje se ha llevado a cabo dentro del programa Migra de SEO/BirdLife que cuenta con la colaboración de Fundación Iberdrola España desde 2011. En España la población reproductora de aguilucho pálido ha sufrido un declive de cerca del 50% en la última década. En Cantabria, aunque su situación es estable, su población apenas alcanza la treintena de parejas.

La rapaz se distribuye fundamentalmente por los cordales de las sierras más elevadas de la cordillera cantábrica. Tiene la particularidad de que hace su nido en el suelo, concretamente en zonas de matorral de montaña, donde captura pequeñas aves y micromamíferos como topillos o ratones.

Sus rutas y movimientos

A mediados de julio se colocó un trasmisor a una hembra de aguilucho pálido en la comarca de Valdeolea en el sur de Cantabria. El marcaje se ha realizado dentro del programa Migra de SEO/BirdLife, desarrollado con la colaboración de la Fundación Iberdrola España desde 2011, y ha contado con la colaboración de los agentes de medio natural de la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático del Gobierno de Cantabria. El objetivo no es sólo conocer la ruta migratoria, sino también la selección de hábitat de estas aves para poder conocer y conservar a los aguiluchos.

Desde su marcaje el 16 de julio en Valdeolea, el ave permaneció en su territorio de nidificación hasta el 6 de agosto, momento en el que emprendió su viaje hasta una zona de páramos cerealistas al sur de León con un viaje de ida y vuelta hasta Palencia.

Las poblaciones de aguilucho pálido de Cantabria se encuentran en zonas de montaña alejadas de la gente y en buen estado de conservación y han desaparecido en los últimos años de las zonas costeras. Hoy en día sus amenazas son los incendios recurrentes y la instalación de parques eólicos, que se proyectan en las zonas donde habita esta rapaz. Conocer con precisión su ecología nos ayudará a reducir el impacto de estas amenazas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *