Lo que debes saber para asegurarte que compras cosméticos veganos

A continuación, te hablamos de los principales ingredientes que deberías evitar si quieres asegurarte que tu próxima compra de belleza sea 100% libre de crueldad. Porque aunque cada día vayan apareciendo más marcas de cosmética totalmente veganas, a veces para los consumidores no resulta claro si la etiqueta “Cruelty Free” significa que el producto sea libre de ingredientes de origen animal.

cosmetica vegana

Cruelty Free” (Sin Crueldad) de hecho nos indica que el producto final no ha sido testado en animales, pero no garantiza que también sea vegano. A día de hoy hay varios ingredientes que se utilizan en cosmética sin estar claramente etiquetados como derivados de animales.

Para ayudarte a elegir, hemos recopilado los más comunes:

  • Queratina: este ingrediente, que a menudo se encuentra en los productos para el cabello, es una proteína que se obtiene de cuernos, pezuñas, plumas y pelo de animales molidos. Cuando la queratina es de origen vegetal, suele estar debidamente indicado en el etiquetado. 
  • Cera Alba: este es el nombre que suele emplearse para la cera de abejas en cosméticos. Se puede encontrar en bálsamos labiales, lápices para labios, jabones, humectantes y otros productos.
  • Sebo: la grasa cruda de buey, ternera, oveja o cordero, especialmente la dura que se encuentra alrededor del lomo y los riñones. Se suele utilizar para esmalte de uñas, jabón, base y maquillaje de ojos. A veces se enumera como ácido oleico y oleato oleico.
  • Guanina: ¿alguna vez te has preguntado qué hace que las sombras de ojos sean tan brillantes? La guanina (escamas de pescado) a menudo se usa para crear este efecto.
  • Lanolina: lana de oveja utilizada en bálsamos labiales, cremas (para las grietas en los pezones durante la lactancia, por ejemplo) y brillos. Existe también una lanolina vegetal (a base de manteca de karité) que suele estar etiquetada como tal.
  • Goma laca: sustancia orgánica que se obtiene a partir de la secreción resinosa de un pequeño insecto rojo llamado gusano de la laca. Se utiliza en los esmaltes de uñas para dar brillo y fuerza.
  • Carmín: en los pintalabios rojos hay que tener cuidado con el carmín, también denominado Rojo natural 4, E120 y CI 75470. Se usa más comúnmente en lápices labiales, coloretes y esmalte de uñas. En la actualidad se consigue hirviendo las cochinillas (unos pequeños insectos) previamente disecadas y pulverizadas en una solución amoniacal o de carbonato de sodio, la forma de extraer el ácido carmínico.
  • Baba de caracol: la baba de caracol apta para aplicación cosmética se obtiene de caracoles en ayunas a los que se ha provocado un estado de estrés mediante estimulación inocua (por radiaciones o estrés mecánico). La baba segregada ante estos estímulos externos tiene capacidad de reparar la piel del caracol y protegerlo de las agresiones externas y, en cosmética, se utiliza principalmente en cremas anti-edad y para mejorar la elasticidad de la piel.
  • Escualeno: tiene propiedades hidratantes y puede obtenerse de las aceitunas, el azúcar, el maíz, el amaranto (es decir, puede ser de origen vegetal) o cultivarse de forma biosintética. Sin embargo, la mayoría de las marcas todavía lo obtienen de los tiburones, perpetuando la aniquilación de una especie salvaje fundamental para los ecosistemas oceánicos.

Sabemos que es mucha información y que al principio costará familiarizarse con estos términos pero poco a poco, seguro que aprenderás a recordar qué ingredientes deberías evitar a la hora de buscar un cosmético respetuoso con los animales. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *