La desaparición de cetáceos en el Mediterráneo es evitable

Las actividades humanas son la principal amenaza para los cetáceos. Una cuarta parte de los cetáceos varados a lo largo de las costas italianas en los últimos años han muerto por causas atribuibles al ser humano, en particular al quedar atrapadas en las, cada vez más frecuentes, redes abandonadas en el mar, y también debido al uso de artes de pesca ilegales, como las redes de deriva, que en los últimos días han atrapado a dos cachalotes en las islas Eolias.

Pero otro grave problema es el plástico. El 84% de los cachalotes varados analizados entre 2008 y 2019 tenían fragmentos de plástico en el estómago, llegando hasta 22 kilos de plástico en una hembra varada en Olbia, a principios de 2019. 

cetáceos mediterraneo

Cinco de los seis cachalotes varados analizados en el verano de 2019 dieron positivo al virus. Cabe destacar que, como en el caso del SARS o el Covid-19, también este virus está saltando entre especiesllegando incluso a otras como nutrias o focas.

Para salvaguardar a estos animales, se necesitan áreas protegidas que limiten el impacto de los humanos. Por eso, Greenpeace demanda un Tratado Global de los Océanos que garantice la protección de, al menos, un tercio de los océanos del mundo para 2030 si queremos defender la biodiversidad, ayudar en la lucha contra el cambio climático y proporcionar seguridad alimentaria a miles de millones de personas. Nuestro destino y el de los océanos están íntimamente relacionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *