La desaparición de la civilización en la Isla de Pascua la causó el cambio climático

El reciente estudio Ecology of the collapse of Rapa Nui society publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B: biological science en el que participan los investigadores del CREAF Olga Margalef y Sergi Pla-Rabés,confirma que la sociedad Rapa Nui pobladora de la Isla de Pascua no colapsó de repente, tal como se pensaba. Por el contrario, disminuyó gradualmente debido al crecimiento repentino de la población y a cambios climáticos a los que no se pudo adaptar y que le dificultaron proveerse de alimentos. El análisis de datos climáticos y de restos arqueológicos como chimeneas y colágeno de dientes ha facilitado las conclusiones de un estudio que une por primera vez esfuerzos de la Geología, la Ecología y la Dinámica de poblaciones con la Arqueología.

isla de pascua

En el trabajo también han participado investigadores del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera (ICTJA – CSIC), de la Universidad de Barcelona y de la Universidad de Oslo.

El estudio refuerza la idea de que “muchos colapsos de civilizaciones coinciden con grandes fluctuaciones climáticas”, en palabras del investigador del CREAF Sergi Pla-Rabés. “La población de las islas, las ciudades o de cualquier otro ecosistema tiene una capacidad límite de producir recursos para asegurar su continuidad. La dinámica poblacional Rapa Nui estuvo condicionada por la capacidad de incrementar la producción de recursos (superficie cultivada) y por el clima. El primer declive poblacional observado durante la primera mitad del siglo XV coincide con un cambio hacia un clima más seco en la isla (La Pequeña Edad de Hielo), que condicionó la productividad y, por tanto, la disminución de alimento per capita. Las sociedades pueden prever sus necesidades de recursos de un año a otro y regular la producción, pero una alteración repentina externa como un cambio climático puede condicionar la capacidad de mitigar sus efectos adversos”, explica Sergi Pla-Rabés. Los declives de población más recientes estuvieron condicionados por la llegada de los europeos (siglo XVIII), mediante la introducción de epidemias y el tráfico de esclavos.

Hallazgos reveladores

Los análisis realizados por la Universidad Católica de Chile del carbón de chimeneas, de dientes humanos y de otros restos arqueológicos han permitido obtener una idea precisa del momento en el que la población de la Isla de Pascua mermó, así como deducir las dinámicas que siguió. Gracias a la técnica del carbono-14, se puede estimar una medida del uso de energía: la fecha en que se encendieron los fuegos y la antigüedad de los restos. “Proponemos un modelo de la dinámica poblacional de los Rapa Nui que integra datos paleoambientales y paleoclimáticos, una aportación muy relevante”, explica la geóloga del CREAF Olga Margalef. “Los cambios en el paisaje de la Isla de Pascua son fruto de la gestión del territorio que hacían sus habitantes, pero se amplificaron o modularon por eventos climáticos y regionales del Pacífico”, concluye. “Además, ante las crisis registradas también vemos importantes cambios religiosos y sociales. Por lo tanto, podemos decir que detrás de cada gran crisis aparecían nuevas culturas, ya que la forma anterior de concebir el mundo dejaba de ser válida”.

Vulcanismo y tsunamis

La existencia de fenómenos extremos como la actividad volcánica y los tsunamis es muy probable que amplificara las crisis que soportaron los Rapa Nui. Estas condiciones extremas se añadieron a los efectos de los cambios climáticos, a la capacidad de carga de la población y al suministro de alimentos per cápita y fueron decisivos en el declive de los habitantes de la Isla de Pascua.

La localización de esta remota isla la hace susceptible de haber sufrido las consecuencias de grandes erupciones que se produjeron los siglos XIII y XV en el Pacífico Sur. Asimismo, la expone a los tsunamis que se originan por terremotos con su epicentro en las costas de América y Asia. Según explica Olga Margalef, autora principal de otro estudio que lo analiza, “los Rapa Nui sufrieron las consecuencias de eventos extraordinarios, como por ejemplo el terremoto de Valdivia originado en Chile, que llegó en forma de tsunami a la Isla de Pascua en 1960 y arrastró las estatuas moais varios metros tierra adentro. Nuestros cálculos indican que los tsunamis capaces de afectar la isla podrían haberse producido con un periodo de retorno de menos de 100 años“. Este tipo de fenómenos podría haber afectado drásticamente la sociedad Rapa Nui, ya que la esencia de su actividad económica era la pesca e inicialmente habitaba las zonas costeras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *