Estudio de tortugas vía satélite en Cataluña y Valencia

Los dos ejemplares se han marcado con emisores satelitales en el momento de la puesta gracias a la acción coordinada del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, las comunidades autónomas de Cataluña y Valencia, así como organizaciones como la Universidad Politécnica de Valencia, la Fundación CRAM, la Universidad de Barcelona, Zoo de Barcelona, la Universidad de Valencia, Xaloc y la Fundación Oceanogràfic de Valencia.

Mascletà ha sorprendido a la comunidad científica. A mediados de julio puso 141 huevos en una playa de Vila-seca (Tarragona), de los cuales 90 se traslocaron a un lugar alejado de la marea y el resto se llevó a centros de recuperación para aumentar la viabilidad de la puesta.

Su marcaje y seguimiento vía satélite ha permitido observar que 15 días después de esta primera puesta, ha vuelto a anidar en la misma playa de Vila-seca. En esta ocasión, se han contabilizado 74 huevos, de los que 60 permanecen en playa y el resto en dos centros de recuperación. En total, Mascletà ha logrado poner un total de 215 huevos, aunque se baraja la hipótesis de que haya algún nido adicional que no haya sido detectado.

Para facilitar a Mascletà esta última puesta, las autoridades y entidades implicadas trataron de mejorar las condiciones ambientales de la playa, bajando la iluminación del paseo marítimo, restringiendo las labores de limpieza y creando grupos de voluntariado, entre otras actuaciones. Tras el buen resultado obtenido, los científicos reafirman la necesidad de mejorar la gestión en la playa para favorecer el éxito de las anidaciones.

En estos momentos, Mascletà se está alejando de su área de nidificaciónEsta hembra es una gran viajera y ya fue marcada en 2016 gracias a  un proyecto desarrollado por la Asociación Chelonia, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.  Por entonces, llegó a la costa argelina tras su paso por el litoral de Tarragona, el norte de Menorca, la costa oriental de Cerdeña y la occidental de la península Itálica.

Por otro lado, la hembra llamada Victoria anidó a finales de julio en una playa de Cullera, en Valencia, con una puesta de 85 huevos, de los cuales 68 se traslocaron a una playa protegida y el resto permanecen en centros de recuperación.

A través de los emisores satelitales podemos conocer su comportamiento, lo que facilita la detección de sus nidos en caso de que vuelvan a desovar y por tanto permite agilizar las actuaciones para garantizar su protección.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *