Evita el consumo invisible y ahorrarás dinero en tu factura

¿Has oído hablar del consumo invisible o fantasma? Aunque si es algo “terrorífico” y desconocido para muchos, llegando a suponer una subida en la factura eléctrica por una energía que en realidad no estamos utilizando.  Terminar con este consumo de energía es más sencillo de lo que creemos. Es cuestión de buenos hábitos. Ahora os contaré algunos de los “consumos fantasma” más habituales en cualquier hogar.

No dejes los cargadores enchufados

Los cargadores pueden parecer uno de los aparatos “más inofensivos” si hablamos de consumo (por su tamaño, su uso…) aunque no es así. Los utilizamos cada día, varias personas en casa y en muchas ocasiones los dejamos enchufados y olvidados. Si los dejamos enchufados el consumo continúa y también cuando la carga del móvil ya se ha completado.

El mal aislamiento en ventanas y puertas

En anteriores post os he hablado de la importancia de un buen aislamiento en las fachadas, la misma que debemos darle a puertas y ventanas en el hogar. Y es que a través de una pequeña filtración, ranura o espacio en ellas, la energía puede escaparse de forma considerable, haciendo que perdamos gran parte del calor de la vivienda. Echar un vistazo de vez en cuando al estado de las ventanas puede suponer una gran diferencia, tanto en verano como en invierno. Si colocas la mano cerca de los espacios, podrás notar perfectamente las corrientes de aire que existan.

Los aparatos eléctricos en modo reposo

El consumo de cada aparato electrónico en el hogar en modo stand by puede variar, pero lo que sí debemos entender es que el consumo en modo reposo existe y es muy común que debido al desconocimiento y a que también muchos electrodomésticos no nos lo indican, este consumo se da de forma continua en muchos hogares.

Debes purgar y limpiar los aparatos

La salida de calor o frío por ellos no se hace correctamente y se desperdicia gran parte de la energía que podríamos estar utilizando.

En el caso de las instalaciones de calefacción, lo más aconsejable es purgar los radiadores de forma habitual o por lo menos una vez año, justo antes de volver a utilizarlos en invierno.

Y si hablamos de los aparatos de ventilación o de aire acondicionado, limpiar los filtros y mantener siempre en buen estado el aparato puede marcar la diferencia a la hora de producir energía, aparte de ser más higiénico. Si los filtros no están correctamente limpios, el aire acondicionado consumirá más energía para expulsar el aire y éste no estará limpio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *