Una sepia excéntrica en ocasiones especiales

Este nuevo estudio, cuyos resultados publica el Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, está coliderado por Roger Hanlon y aclara aspectos de la capacidad de apareamiento y camuflaje de la sepia: “Este animal es bien conocido en la comunidad de internet, ha salido en televisión muchas veces y es popular en los acuarios públicos. En casi todos los casos, [su piel] muestra esta brillante exhibición de colorido”, dice el científico.

Por lo que han podido ver los investigadores, esta sepia solo utiliza el color en ciertas ocasiones: para rituales de cortejo masculinos, cuando los machos están peleando por una hembra y para parpadear brevemente ante un objeto amenazante.

“Su llamativa exhibición es común cuando un buceador se acerca lo suficientemente cerca para fotografiarla, por lo que el público puede pensar que esta especie siempre está así de colorida. Pero es raro verla en la naturaleza”, añade Hanlon.

Los machos son ignorados y sus apareamientos duran varios segundos

Las exhibiciones de cortejo de las sepias macho de Metasepia pfefferi están entre las más elaboradas de todos los cefalópodos. Los investigadores han podido estudiar cuál es su vida sexual –desde el cortejo, hasta el apareamiento y la puesta de huevos–  a través de horas de video tomadas durante diversas inmersiones con equipos de voluntarios.

Los machos, que tienden a ser significativamente más pequeños que las hembras, se acercan y cortejan a una hembra camuflada con exhibiciones llamativas y rituales muy elaboradas, que incluyen ‘olas’, que consiguen al  agitar rápidamente tres pares de sus extremidades y ‘besos’ (el macho se lanza hacia adelante y, brevemente, toca suavemente sus extremidades con los de ella).

El acto sexual puede costarles la vida

En tres de las ocasiones estudiadas, dos machos compitieron simultáneamente por una hembra. Estos animales pueden mostrar señales de cortejo llamativas por una parte del cuerpo, mientras parpadean (señalando agresión) por el otro lado hacia el macho rival.

En un caso, la competencia masculina terminó abruptamente cuando uno de los machos, mientras se enfrentaba a la hembra y la ‘besaba’, se acostó en un pez escorpión camuflado y este se lo comió. “El sexo puede tener un costo real”, señala Hanlon.

Las hembras eran exigentes y a menudo rechazaban el cortejo de los machos. La receptividad femenina fue más obvia cuando los machos extendían sus primeros tres pares de brazos y se incorporaban sobre el cuarto par de brazos. El macho nadaba entonces y depositaba rápidamente espermatoforos en la región bucal, donde se encuentra el receptáculo seminal. La duración media del apareamiento fue de tan solo 2,89 segundos.

Una defensa parpadeante de 700 milisegundos

El principal modo de defensa para esta sepia es el camuflaje y permanecen así casi todo el tiempo. Si un depredador o un objeto amenazante (como un buzo) se acerca demasiado parpadea y tiene la capacidad de cambiar a color en 700 milisegundos.

Sus colores vibrantes (blanco, amarillo, rojo y marrón) se combinan con las ‘ondas’ aparentes de color marrón oscuro que producen un deslumbrante y vertiginoso caleidoscopio de movimiento y color.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *