La estrategia europea para las materias primas críticas “un arma de doble filo”

Desde los vehículos eléctricos hasta los paneles solares, los productos de almacenamiento de energía son la manera de que Europa salga de los combustibles fósiles. Pero si no se controla, la extracción de los materiales necesarios para producirlos podría causar importantes daños ambientales y sociales, advirtió la EEB.

La Comisión Europea ha presentado hoy su estrategia para impulsar el suministro interno de materias primas necesarias para fabricar bienes vitales como baterías y tecnologías de energía renovable.

La hoja de ruta incluye una lista actualizada de materiales identificados como críticos y el desarrollo de una alianza que promete importantes inversiones en la exploración, extracción y reciclaje de materiales en suelo europeo.

El anuncio se produce cuando los líderes de la UE buscan reducir su dependencia de terceros países y fortalecer su suministro de materias primas en medio de las recientes interrupciones comerciales y la creciente inestabilidad geopolítica.

Los materiales críticos como el litio, que se utiliza para producir baterías, ganarán un lugar central en la estrategia debido a la creciente demanda de vehículos eléctricos y tecnologías de almacenamiento de energía. Estos productos son necesarios para ayudar a Europa a deshacerse de los combustibles fósiles y hacer la transición a energías limpias.

Sin embargo, la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB) advirtió sobre un “arma de doble filo”, argumentando que los costos ambientales y sociales de la minería deben evaluarse adecuadamente. La atención debe centrarse en reducir el uso de recursos limitados y evitar desastres ambientales a menudo relacionados con la minería, como la contaminación mortal, la escasez de agua y el desplazamiento de personas.

La EEB también pidió la adopción de un objetivo principal para reducir a la mitad la huella material en la UE para 2030, y sobre el desarrollo y seguimiento de indicadores complementarios sobre la huella de tierra, agua y carbono.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *